Pure de patatas

Cómo hacer los pures de patatas

Puré de calabaza y patata

Empieza a refrescar por las noches, y definitivamente ha entrado el otoño, con lo que los meses venideros serán también de bajas temperaturas.

Lo bueno es que los mercados y las tiendas se empiezan a abastecer con productos de temporada, con lo que poder hacer platos tan suculentos como la receta de hoy.

Puré de calabaza y patata

No es el simple puré de patatas y calabaza de toda la vida, sino una más fácil de puré de calabaza y patatas gourmet. Con calabaza y tomillo. Me encanta el sabor refrescante del tomillo, mezclado con el toque dulce que le aporta la calabaza.

Siempre que puedas, tómate el trabajo de pelar todas las patatas, ya que tanto el sabor como la presencia se verán mucho mejor.

El puré de patatas normal siempre ha estado presente en mi casa, desde bien pequeña lo recuerdo acompañando a la carne la mayoría de las veces.

Y como no podía ser de otra manera, los platos que recordamos de niños, son los que nos llenan de recuerdos y felicidad cuando somos mayores. Es por eso que siempre que puedo lo preparo en casa.

Pero mucha gente relaciona el puré de patatas como una mezcla de patata deshidratada y leche que se mezcla. No saben lo que se están perdiendo al no probar el casero.

Y tú ¿Haces tu puré de patatas casero o utilizas el deshidratado?

Raciones: 6-8 Tiempo de preparación: 40 minutos

INGREDIENTES:

  • 900 gramos de patatas peladas y cortadas en trozos de 4 cm
  • 900 gramos de calabaza, cortada en trozos pequeños
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida
  • 110 gramos de queso cremoso, a temperatura ambiente
  • 60 ml de leche entera
  • Sal y pimienta (al gusto)
  • Unas ramitas de tomillo fresco (opcional)

Así se prepara el puré de calabaza y patata:

En una olla grande ponemos las patatas y la calabaza cubiertas con agua a cocer. Esperamos a que empiece a hervir el agua, bajamos la temperatura y dejamos que cuezan durante 15-20 minutos, hasta que veamos que están tiernas.

Escurrimos el agua y le añadimos la mantequilla derretida y el queso cremoso ablandado. Añadimos la leche la sal y la pimienta.

Mezclamos todo con la batidora hasta obtener un puré suave. Probamos a ver como está de sal y si es necesario rectificamos. Añadimos el tomillo fresco y servimos caliente.

Puedes añadirle más leche si te gusta que tenga una consistencia más líquida. También puedes agregar un poco de nuez moscada y canela si quieres que tenga un toque picante.